Play

Studio Group - Show Me Love .mp3
Found at bee mp3 search engine

19.PUGNA

PUGNA

Transcurrieron dos largos días desde la última vez en que se hablaron, en el colegio todos guardaban cierta tensión y expectativa al enterarse del despido del profesor Diezgranados y la deserción de Tatiana. Las horas allí habían sido un verdadero martirio, los últimos exámenes los había pasado con regularidad con la excepción del que perdió el primer día después de lo ocurrido con Ina, no tenía la mas mínima idea de cuál sería la justificación para su creciente deficiencia académica, pero eso vendría luego no tenia que apesadumbrarse desde ahora y tal vez confiaba que teniendo un poco de suerte sus padres olvidarían pedir sus notas.

Cuando volvía a su solitaria casa después de una larga hora de camino, solo iba a encerrarse en el cuarto, entrelazaba sus brazos con sus rodillas en una especie de posición fetal y allí permanecía toda la tarde, la noche y la madrugada hasta que mártir del cansancio lograba conciliar el sueño. Las suposiciones sobre lo que podría haber pasado si hubiese correspondido ese dulce beso, si no hubiera salido huyendo le provocaban un lagrimeo constante, sus ojos permanecían enrojecidos y las ojeras del desvelo ya no se podían ocultar ni tras el maquillaje.

Y si todo era un juego de Ina, si sólo lo había hecho por curiosidad, si después la rechazaba… habitualmente volvieron todos los sentimientos de culpa por tener ese tipo de pensamientos hacia una chica. Sus padres jamás lo permitirían era absurda la probabilidad, si por ellos fuese ya le tendrían prometido de bodas y todo, su madre para eso si tendría tiempo, desde que Emma tenía diez años la había abrumado y medio traumatizado con charlas de educación sexual y con el plan de vida que tenia para ella.

Ahora estaba Ina en su mente más presente que nadie nunca, no lo podía soportar, era tan cobarde de su parte permitir que se aleje, verla y no lograrle hablar, hubiera preferido tenerla como amiga por siempre que no poseerla ahora de ningún modo. Ya no había vuelto a la cafetería, pues era innegable que se sentaría a comer sola de nuevo, puesto que Fabián había aprovechado muy bien la situación y no desamparaba a la muchacha ni por un segundo. Por qué no había aceptado ir a ver a Abby, tal vez las cosas se mejorarían con eso, pero por el contrario se había negado al sentirse ofendida con la actitud de la chica. Estaba perdiendo a Ina, sino la había perdido ya, eso no lo podría conciliar, no, no debía permitirlo, quizá aun estaría a tiempo.

***

La joven caminaba con paso firme por el rellano que conducía hacia los lavabos, llevaba como de costumbre su cabello un poco revuelto, los auriculares sobresalían en su nuca, y dado que el clima era soleado por primera vez después de mucho invierno, traía su suéter de rayas atado a su marcada cintura. La llamó con su escasa audible voz obstaculizando así que la escuchara, luego vociferó mas fuerte realizando un pequeño trote para alcanzarla y apartando a los estudiantes que transitaban el concurrido pasillo en la hora del descanso. Ella la pudo advertir, volteó a mirarla y deteniéndose la espero con actitud vacilante e incómoda.

-¿podemos hablar? Le preguntó al lograr alcanzarla.

-Sí, Estamos hablado, contestó la pelinegra con sorna.

-de lo del martes, agregó Emma bajando la voz repentinamente.

-¿Qué hay con eso? , Inquirió la otra con tono de reto, mirando hacia su costado izquierdo con ganas de irse.

-Como sabrás…, empezó a decir la pelirroja dando rodeos,- …yo no tengo muchos amigos, de hecho Tu eres la única, continuó diciendo esta vez sin vergüenza -y… no quiero perderte. Concluyó mirándola directo a los ojos.

-Bueno eso lo debiste pensar antes. Dijo Ina rotundamente sin sentirse conmovida.

-¿Antes de qué?, Preguntó Emma indignada y su tono de voz iba peligrosamente en aumento. Al no obtener respuesta audible por parte de la otra solo un gesto facial de: -No preguntes estupideces, siguió con su monologa intervención; - Yo no he hecho nada, dijo irritada por tal comportamiento.-Tú fuiste la que me… la que empezó todo, la acusó finalmente y su nivel de indignación agitaba su respiración y la había dejado temporalmente sin habla.

-No te voy a pedir disculpas si es lo que quieres. Contraatacó la pelinegra más afrentada aún.

-No, ¡no es lo que quiero!, argumentó Emma con voz chillona.- … volver a ser tu amiga Ina, se justificaba desesperada. -… fue una estupidez, porque reíamos… y todo lo que había pasado…

-No, Para mí no lo fue, sentenció definitivamente Ina.

Sin darse cuenta se estaban gritando a mitad de pasillo, lanzándose soberbias acusaciones de las cuales se estaba enterando casi todo el alumnado quienes permanecían a la expectativa de quien daba el primer golpe para empezar a hacer las apuestas.

-Ina, no digas eso, dijo amonestándola con la voz más tenue que pudo encontrar dadas las circunstancias al darse cuenta de que estaban parando el tráfico con su sonora discusión. …no es correcto…, por favor, continuaba diciéndole en tono apacible implorando que la otra no dijera nada más de la cuenta.-yo solo quiero que volvamos a ser amigas, le decía en tono recurrente dejando atrás toda contrariedad.

-¿Para qué? Indagó Ina sin consideración alguna, pues al contrario de Emma a ella le importaba muy poco que todos se enteren.

-yo te a… A-Aprecio, dijo la pelirroja balbuciendo casi en un susurro, - y… Abby…

-Oh por favor, ¡no metas a Abby en esto! Arremetió de nuevo la otra con más furia, -¡Tiraste el anillo!, la acusó exasperadamente pues no pudo evitar el reclamo.

-No, no, no fue así, decía la otra apoyando su negación con movimientos horizontales de su cabeza, aclarando sus ideas volvió a hablar desesperada. -se me perdió, no lo encuentro, lo he buscado, no está, discúlpame, siento haberlo perdido, decía inútilmente en cuanto Ina se marchaba sin querer escucharla.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario