Play

Studio Group - Show Me Love .mp3
Found at bee mp3 search engine

20. MEDIACIÓN

MEDIACIÓN

¿Por qué se estaba comportando así?, era perturbador, nunca en su vida había adquirido un nivel tan alto de obsesión, Emma la hacía perder el juicio, todo lo que le había dicho, la chica quería ser solo su amiga, por qué diablos se había confundido, la chica solo la pretendía como su amiga, nada más, no era que la celara con Fabián, todo estaba en su imaginación seguro en el momento del reclamo la muchacha se sentía mal por estar mareada y por eso le había reprochado el hecho de que ella estuviese hablando con el chico mientras ella casi se desmallaba; pero claro no podía negar que estaba muy bien acompañada cuando la encontró con Zuazo en los baños a punto de besarse, se había sentido súper incomoda además de imprudente, pero luego esos sentimientos parecieron pocos a lo que vino después creyó que Emma estaba enferma pero esta estaba pasándola lo más de bien junto con el fornido chico, se sintió estúpida al preocuparse, sabía que esos dos se traían algo; recordó la ocasión en que Emma le lanzó una indirecta que lo mandó calladito a su lugar como perro regañado; eso estaba muy raro; entonces por qué no andaban de una vez y por todas y no se andaban con rodeos, o quizás ya andaban y ella no se había dado cuenta.

Era tan absurdo pensar en ella todo el tiempo, buscaba su imagen y observarla por horas uniendo las dos mitades de la destruida hoja. Ella… con esa mirada inocente y vacía como si añorara algo que ni con todo el dinero del mundo sus padres le podrían comprar. Ya no estaba segura si su amistad podría continuar después de lo que había pasado, Emma había intentado restaurarla, pero ¿aún era posible?.

-hola Ina, la saludo Fabián en el retorno a clase.

Ella le respondió el saludo haciendo una mueca disfrazada de sonrisa.

-oye,¿ te puedo preguntar algo?, Dijo el muchacho sentándose en el pupitre de al lado.

-ajam, ¿Qué?, Aprobó ella desganadamente.

- ¿Por qué se pelearon tú y Emma el otro día? Bueno no es que sea chismoso… empezó a justificarse apenado,-. ..Pero todo el mundo anda comentando… y hay que ver la cara que trae Emma…

Intentó recordar la cara de Emma, era cierto lo que decía Fabián, la chica lucia pálida y cansada como si no hubiera dormido en semanas y a eso le sumaba que parecía más delgada cada día.

-¿y bien?... , indicó Fabián haciéndola caer en cuenta de que él estaba a la espera.

-Emma se enojo por algo que hice y yo me moleste… por algo que ella hizo?, concluyó Ina desconcertada de su afirmación que sonó más como una pregunta.

-Ahh, pero ya arreglaron las cosas…, insinuó sacando información.

-No mucho, respondió Ina abatida al recordar cómo se habían gritado y que había dejado a Emma hablando sola.

-umm, pues alguien tendrá que disculparse..., sugirió el chico mirándose las uñas con curiosidad y pena ya que al parecer como siempre se había visto forzado a despintárselas en la rectoría.

-Está bien Fabián, deja de echar tanta indirecta, dijo Ina entre molesta y divertida. Y sin decir más se decidió levantándose de la silla y fue en dirección a los lugares de enfrente.

-¿Emma?, Pronunció tímidamente, cuando dio con el puesto donde la chica parecía hacer unos ejercicios de matemáticas, frunciendo el rostro como preparándose para recibir un fuerte grito. Ella la miró estupefacta y no le dijo nada. -Lo siento, te trate muy mal. Soltó al fin la pelinegra, nunca antes le había pedido disculpas a nadie y la verdad fue un tanto bochornoso.

-Lo sé, en serio no fue mi intención perder la sortija. Contestó la otra excusándose de nuevo.

-no importa, mintió Ina con mirada enternecida.

-claro que importa, tú me la diste, expuso Emma con remordimiento.

-yo la tengo. Masculló al fin sintiéndose culpable por no habérselo dicho antes.

-¡¿Qué?!, profirió la pelirroja subiendo la voz. –Tú la has tenido todo el tiempo y no me has dicho nada, ¿sabes cuánto la he buscado?

-jeje, Lo siento Emma, lo siento, dijo la otra cubriéndose el rostro con las manos como si se defendiera de un pase de balón.

-bueno…, expresó Emma frunciendo el seño tontamente para calmar su histeria, -¿y no me la vas a dar?, Le reclamó como si fuera lo más evidente del mundo.

-okey, okey, si la quieres…, decía Ina fingiendo estar asustada mientras iba por su maleta.

***

La mañana se había pasado volando, después de las disculpas de Ina gran parte de su sufrimiento se había ido; todo parecía mejorar, hasta en literatura su materia preferida les habían dejado un análisis que hacer. La citaron en la rectoría para dar el reporte de las clases impartidas a Ina, aunque la chica había perdido historia al igual que ella, nadie la podía culpar pues generalmente todos los estudiantes perdía los exámenes de la maestra Agra, y seguro de eso tenía conocimiento el mal encarado rector.

Jamás pensó que las cosas con Ina se arreglarían tan fácil, de hecho ya se estaba resignando a que la había perdido y la discusión camino a los lavabos se lo confirmó, pero como se iba imaginar que la chica volvería a pedirle disculpas…

La alcanzó justo antes de que saliera del establecimiento, iba caminando despreocupadamente como si no quisiera irse, la abordo justo por la espalda pellizcándole las costillas, Ina dio un gran brinco con un pequeño grito ahogado.

-No seas boba me asustaste, dijo Ina fingiendo enojo, al enterarse de que era la pelirroja quien la había sorprendido. Emma complacida solo reía neciamente.

-¿con quién te vas a hacer para el taller de literatura?, Se aventuró a preguntarle haciéndola reaccionar de la sorpresa.

-umm, pensé en hacerme con Fabián. Respondió solo con la intención de ver cuánto se molestaba la otra chica.

Aguardó un momento, pues Emma se había quedado en silencio y retorcía ligeramente los labios.

-No, no te hagas con él, dijo al fin con tono infantil como haciendo un berrinche.

-¿Por qué?, Inquirió la pelinegra muy interesada en la respuesta.

-Solo no te hagas con él…, repitió casi rogando.

-¿Tú te harás conmigo? Le ostentó aunque estuvo tentada a decirle: -¿Que me darás a cambio?

La chica le respondió con una mirada cómplice de pupilas dilatadas, las cejas subidas y con sus labios evitaban escapar una risita.

-y… ¿para dónde vas?, Se atrevió a preguntarle todavía manteniendo esa pícara expresión.

-Si tú no tienes otra clase que procurarme… entonces voy al trabajo. Le respondió esta con perspicacia.

-umm, ¿puedo ir contigo?, Le preguntó juntándosele un poco más como uniéndose al plan.

Por supuesto Ina accedió a que la acompañe al centro comercial, había comprado unos discos que le recomendó pero estuvo horas eligiéndolos, honestamente no tenía muchas ganas de ir a su solitaria casa ya que pasar tiempo junto a la chica era genial, eran muchos puntos a favor y solo uno que otro en contra como por ejemplo que se besen de nuevo, pero no le importó y por un loco momento deseo que así ocurriera, lógicamente el tiempo no llegó y no pudo negar que se decepcionó un poco, solo de una cosa estaba segura, cuando volviera a pasar esta vez no huiría.

Después de decidirse por cinco artistas se había ido sin muchos ánimos no sin antes conseguirle a Abby de comer y algunos juguetes caninos. Se despidieron un tanto avergonzadas por su repentina reconciliación pero eso sí, muy dichosas.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario