Play

Studio Group - Show Me Love .mp3
Found at bee mp3 search engine

29.TRUNCADAS EXPECTATIVAS

TRUNCADAS EXPECTATIVAS

 

Una vez fuera de la clínica tomaron un autobús que las llevara hasta la relativamente lejana vivienda de Ina, Emma jamás se había paseado en el transporte público y se sintió algo entorpecida, Ina tampoco era que hubiese dado muchos paseos en este ya que el orfanato no es que le brindara muchas posibilidades, solo unos cuantos cuando fue adoptada y en el día en que se enteró de que la pelirroja estaba hospitalizada; angustioso recuerdo que se sumó a la lista de amargas reminiscencias que deseaba y prefería malogradamente suprimir de su memoria.

Por su mente habían pasado mil imágenes del por qué Emma había ido a parar al hospital todas tenían en común un recuerdo propio del día en que ella misma había ido a parar al considerado lugar por un fallido pero verídico intento de suicidio.

Recordaba estar acelerada debido a la inquietud y la incertidumbre que se apoderaron de ella justo cuando el rector haciéndose el sugestivo comentó ese importante hecho, hasta le había preguntado a Zuazo si sabía algo de ella con la esperanza de que el chico le dijera algo a pesar de la contundente riña que habían tenido minutos atrás. Salir del colegio no tomó demasiado esfuerzo solo bastó con aguardar un momento a que el celador del lugar se paseara por el otro extremo dejándola fuera de su vista la salida y permitiendo su escape.

Había olvidado su bolso así metió la mano en el bolsillo de rayado suéter implorando más bien invocando que de la nada aparezca algo de dinero, y en efecto lo halló, no en la cantidad que esperaba pero algo era algo, cuando paro el autobús confirmó su destino y pidió que la llevaran al precio que alcanzaban a sumar su corto efectivo. El chofer había accedido sin ninguna objeción aunque unas cuantas mujeres la habían mirado con resentimiento, Ina sintió grandes deseos de refutarlas bajo un argumento no muy humilde de su parte: -No tengo la culpa de tener esta bella cara. Obviamente lo desechó al instante reprendiéndose mentalmente por sus banales y fatuos pensamientos hacia sí misma.

-además si hay chicas bellas… Emma estará ocupando los primeros lugares, pensó echando su mente a volar y dando un sonoro y hondo suspiro que la hizo sentirse formidablemente ridícula aparte de tener en cuenta la precaria situación que vivía la chica en esos momentos.

Ya en la clínica logró persuadir a un medico de turno que le conceda entrar a ver a la chica pues tenía que tener la autorización de los padres para permitir esa visita de la supuesta y no comprobada compañera de colegio. Para su aparente infortunio los señores no se encontraban por ningún lado así que echo mano al galante y joven doctor y de paso averiguo la razón de que la pelirroja se encontraba allí.

Dentro en la habitación la chica yacía dormida y enternecida se acercó a contemplar su sueño, el rubor de sus mejillas se había escapado ya no parecía la misma “rosadita” su rostro estaba pálido con un tétrico aspecto inmutado sumándole que además en su frente lucia un vendaje que parecía ocultar un abultado hematoma, tomó su mano esperando a que el contacto la despertara pero no fue así, pudo haberse quedado observándola por horas pero se sintió abatidamente agotada y decidió apoyarse sobre la cama a aguardar a que despierte y poco a poco sus parpados empezaron a volverse pesados haciendo la dar varios pestañazos…

***

-dime exactamente ¿cómo fue que te hiciste eso?, le preguntó Ina posando su mirada en la parte superior del rostro de la otra chica una vez consiguieron lugar.

-Iba subiendo las escaleras… luego me caí, y después desperté en la clínica. Dijo Emma llanamente sin detalles.

-ya me lo sospechaba yo, le contó la otra subiendo un poco más la voz para acallar el aturdidor ruido del tráfico.

Emma de nuevo en su casa, eso sería genial, empezó a meditar haciendo una súplica interna de que su tutora haya salido a algún lugar lejos de su casa, ruego que para su desdicha no se cumplió y decepcionadas las dos chicas se encontraron con la atormentada señora, Emma saludo cordialmente e Ina pasó a llamar a Abby que se escondía bajo el sofá.

Permanecieron en el recibidor durante horas tal vez, pues Emma no se cansaba de consentir a la perrita canela y de admirar asombrada cuanto había crecido el pequeño animalito. Mientras tanto Ina se aburría montones, pues ella ya no tenía más que echar de ver respecto a Abby y ya le había contado a su otra dueña todas las travesuras realizadas por el can. Progresivamente sus expectativas de la vista de Emma se fueron apocando muy a su pesar, bajo las constantes miradas de su tutora que se paseaba por ahí a cada rato y podía asegurar que cuando no hacia presencia las estaba espiando por ahí escondida. Tampoco pudo evitar sentir celos de Abby que estaba robando toda la atención de la muchacha.

-Emma, ¿quieres ver mis nuevos dibujos?, le preguntó reticentemente cuando la señora daba su ya conocida ronda por el lugar, dispuesta a no rendirse en sus intentos de estar de nuevo a solas con la chica.

-Claro, muéstralos, dijo Emma inocente de las intenciones ocultas y confiada pretendió aguardar por ellos.

-están arriba, insinuó Ina haciendo énfasis como recalcando la oración,- … arriba, en mi cuarto, agregó acentuando su invitación.

-Ahh, articuló Emma como por fin cayendo en cuenta. – pues vamos a verlos, le dijo tomando a Abby entre sus brazos pretendiendo subir con ella.

-pero deja a Abby un momento, le indicó ya molestándose por su ingenua actitud y sutilmente casi le arrebató a Abby posándola en el suelo.

Mientras subían las escaleras casi que no pudo contener las ganas de besarla justo allí arrinconándola forzosamente sobre la estrecha pared, y Emma ni cuenta se daba, ya la estaba empezando a odiar por ser tan ingenua y la gota que derramo el vaso fue ya dentro en su cuarto.

-¿y qué dibujaste?, Inquirió curiosa.

-nada, le respondió Ina sorprendida de que la chica no había captado ningún tipo de insinuación respecto a estar a solas en la habitación.

-entonces…, articuló la pelirroja no pudiendo ocultar grandes deseos de volver abajo con Abby.

-está bien Alberdi vuelve con Abby si es lo que quieres. La retó sin evitar mostrarle su creciente enfado.

-¡oye! , le reprochó su enojo.-¿ Estas celosa de Abby?, Inquirió de inmediato en tono gozoso dejando escapar varias risitas.

Ina solo pudo darle unas cuantas miradas cargadas de resentimiento por sus burlas. –pensé que querías estar a solas conmigo, no pudo evitar decir sintiendo algo de encogimiento por la escena que estaba montando.

-ay Inita lo siento, le dijo enternecida poniéndose frente a ella intentando tomar sus manos.

-No me digas “Inita”, increpó abriendo los ojos colmada e intentando evitar su afiance.

-está bien, Inita no, umm… te voy a llamar Mi ángel, le advirtió mientras le apartaba los cortos mechones de cabello que caían en su claro rostro, Ina no mostro objeción alguna, pues moría por volver a probar los rosados labios de la chica y decidida se aferró a ellos siendo esta vez tímidamente correspondida.

-la señora…, alcanzaba a decir Emma apartando a la insistente pelinegra que no se daba por vencida y continuaba reclamando por más.

-ella no entra aquí, le aseguró intentando convencerla de que deje el estrés a un lado y se animara a responder con más disposición a sus besos.

-es en serio Ina, le dijo apartándola definitivamente de su cercanía. – ya encontraremos alguna tarea que hacer…, se justificó ante la resignada mirada de la otra. – mis padres ya deben estar por llegar a la casa, y empezaran a preguntarse en dónde estoy.

-Ay tú ni les importas, le soltó sin pensar viéndose sumamente arrepentida de su desalmada observación.

-ah, veo que ya lo notaste, dijo la otra acongojada.

-yo… ehh, no quise decir… no fue mi intención, decía apenada intentando disculparse.

-No importa, eso lo sé. Pero hoy es indudable me querrán encontrar en la casa, así que debo ir, le aseguró saliendo del lugar.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario