Play

Studio Group - Show Me Love .mp3
Found at bee mp3 search engine

31.TURBULENTA CONVERSACIÓN

TURBULENTA CONVERSACIÓN

¿Sería cierto lo que estaba ocurriendo?, ¿Emma había dicho que pondría en su lugar a Zuazo? Parecía tan increíble que la pelirroja decidida caminara en busca del farfallón joven.

-Emma espera, la llamó alcanzándola al trote. –yo voy contigo. Se ofreció.

-no, es algo que tengo que solucionar yo. Le contestó de inmediato antes de que empezara a sonar su celular en el bolsillo, el cual extrajo con afán.

-¿hola?, Respondió un poco estorbada.

-Oh ¡hola!, cambió de tono,-bien, si, y ¿tu? empezó a hablar con rostro lozano,- lo sé, papá me dijo, ¿Cómo es que apenas me llamas?, si, estoy bien, no es nada, de verdad…Ah ¿si no me pasa nada no me llamas?...- y se fue alejando de Ina dándole una señal de que aguardara por ella mientras conseguía a Zuazo.-

El muchacho estaba a punto de iniciar un juego de futbol en la cancha principal, amablemente cortó su llamada para después acercarse sin vacilar a donde él se divertida con sus inseparables amigotes.

-¿podemos hablar?, Le dijo ignorando las estúpidas risitas que hacían Lorenzo y Leonardo tras él quien aceptó y se retiró del lugar para hablar a solas.

-Alberdi, ¡quién lo hubiera creído de ti!, Expuso en tono de sorpresa sin abandonar su particular dejo de sátira.

-Mira Víctor, empezó recurriendo a un nivel extremo de paciencia. – A ti no te incumbe mis asuntos…

-¿será que a tus padres si?, Volvió el chico sin perder su tonito.

-Déjate de estupideces, le dijo prácticamente en un grito. -¿Qué se supone que haces? ¿Intentas chantajearme acaso?, Lo retó con furia olvidando sus intentos de hablar civilizadamente, parecía que con el chico era imposible.

-¿Qué no ves que estas mal?, ¿Qué te pasa Emma?, tú no eres así, argumentó poniendo seriedad.

-perdón, ¿y tú que sabes cómo soy?, Profirió ella colmada.

-lo sé, no ves que eso es serio, no es un juego. Seguía Víctor generando un tenso ambiente.

-No tengo por qué darte explicaciones, le dijo harta y estupefacta de los sermones. -Pero quiero dejarte claro que Ina y yo no estamos jugando, pero y si así fuese, ¿a ti que te importa?, Le lanzó mordazmente.

-tú sabes que me importas. Dijo mirándola a los ojos con resentimiento.

Emma no pudo evitar sentir vergüenza ajena y lo único que se le cruzó fue: -Ay por favor, no otra vez. Apuntó en su mente recodando la incómoda escena sucedida en los baños semanas atrás.

-No te comprendo, ¿qué es lo que quieres? , Lo que pasó entre nosotros ya fue, además nunca nos importó, admitámoslo, lo de nosotros si fue un juego. Le indicó honestamente con la mayor seriedad que pudo encontrar.

-para mí no, argumentó limpiándose los ojos.

-ah ¿no? Señaló incrédula ignorando las lágrimas que él intentaba ocultar. -¿Entonces por qué crees que las cosas se quedaron así?, En verdad trato de que su comprobación no sonara como un reclamo.

-porque soy poca cosa para ti. Dijo él mostrando más frustración.

-Ay, no vengas con eso…, le reprochó poniendo los ojos en blanco.-yo estaba confundida y tu solo aprovechaste el momento eso es todo. No fue más lejos que eso. Lo sabes y yo lo sé. Siguió Emma saturada de los argumentos que no la conmovían ni por un momento.- así que basta de estupideces y déjame ser feliz.

-¿crees que vas a ser feliz con otra mujer?, volvió retomando tono de burla.

-No te importa, no te daré más explicaciones, no tengo por qué. Ya te dije Déjame y sobretodo déjala a ella en paz.

-¿y qué les estoy haciendo?, Inquirió con fingida inocencia.

-Intentas chantajearme, la provocas a ella para que arme pleitos…

-Ja esa niña está bien loca, y no te estoy chantajeando, se justificó.

-ah ¿no?, pues me pareció a mi cuando mencionaste a mis padres. –le recordó. –te pido que te dejes de estupideces.

-¡pues dile a la loca!, ¡ella es la que me busca pleito de la nada!

-pues entonces evítala y no nos molestes más.

-¿pero qué les he hecho? , Volvió a preguntar con más fingida ingenuidad. -ya te dije, es ella, la culpó de nuevo eludiendo las demás acusaciones

-me has fastidiado y te he soportado porque no me importaba tus patanadas, pero ahora si me importa y ya no voy a permitir que me faltes el respeto. Concluyó rotundamente.-¿quedamos claro?

-Te arrepentirás, lo sabes Emma. Retornó con los sermones negando con la cabeza apesadumbradamente.

-¿y qué?, Le refutó - yo seré la que sufra entonces, ¿a ti que te puede incumbir?

-yo te quiero. Anunció de la nada.

-No Víctor no es cierto, le intentaba explicar lo estúpidos que sonaban sus testimonios. -Estás diciendo eso porque ves que he encontrado a alguien, esa es la única razón.

-discúlpame, no es mi intención fastidiarte, odio que me hayas dejado, agregó frustrado.

-¿dejado?,-se sorprendió ella- yo no te he dejado, no lo he hecho porque simplemente nunca hemos tenido nada. Intentó explicarle. Con “el nada” se refería a Nada real, nada verdadero, nada que valga la pena.

-yo sentía muchas cosas por ti, aun las siento. Intentaba convencerla

-no, no lo hacías, no lo haces, quiso agregar también: -y nunca lo harás, pero le pareció suficiente. -esa no es la forma de tratar a alguien que quieres. Entiende, no hay caso, ya no, nunca lo hubo, te estás confundien...

No le dio tiempo ni siquiera de terminar de hablar la sujetó por los hombros y le empezó a dar un forzado y oprimido beso, ella luchaba con todas sus fuerzas para reducir el indeseable estrujamiento pero la potencia del chico muy a su pesar la doblegaba.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario