Play

Studio Group - Show Me Love .mp3
Found at bee mp3 search engine

35.UN MOTIVO

UN MOTIVO


-Le dije, recitó a la pelirroja cuando acudió donde ella la esperaba.
-¿ y cómo se lo tomó?, Le averiguó Emma curiosa y atenta deseando cruelmente que Ina le dijera que lo hizo llorar o algo parecido.
-Normal, se asusto. Observó Ina recordándolo.
-¿y no dijo nada más?, señaló con desencanto.
-no, Fabián es un buen chico, le comentó y sin ánimos de empezar una pelea de nuevo emprendieron camino hacia la salida.
-¿mañana vendrás, Le preguntó agotando la mínima esperanza que le quedaba.
Ina advertida negó con la cabeza-La trabajadora social me ha dicho que debo acudir allá… para ver qué decisión toman las directivas,…de eso que si me dejan con la tutora o vuelvo al lugar. Pero ella no ve muchas posibilidades y a decir verdad yo tampoco, terminó con cara de decepción. –¿tienes que irte? Le preguntó examinando su cara.
-¿me estas echando?, Le respondió Emma a punto de la ofensa.
-no, para nada, solo pregunto por si me quieres acompañar a la disquera por mi sueldo.¿ Me acompañas? Le pidió pestañando vivazmente.
-claro, dijo Emma trasformando su tenso rostro y mostrándose cariñosa.
Ina había cobrado su sueldo aunque le habían descontado los días en que no acudió a trabajar por ir a la clínica con Emma no le importó e invitó a Emma a comer una especie de almuerzo que consistía en dos hamburguesas con papas a la francesa.
Emma apenas probaba bocado mientras que Ina la regañaba obligándola a comer a regañadientes.
-ya te pareces a Abby…, le decía burlonamente.
-Abby, dijo Emma recordando a su mascota y cayendo en cuenta que no tendrían quien la cuide si es que Ina se iba.
-… mejor dicho ella se parece a ti, últimamente no come casi nada, es un rogada…-continuaba Ina sin advertir.
-¡Ina! ¿Y qué pasará con Abby?, dijo casi vociferando para que la otra comprendiera.
-oh, es cierto. Afirmó la pelinegra con rostro pasmado tapándose la boca con sus manos en expresión de asombro.-¡si ves Emma yo te dije que comprar esa perra no era una buena idea!, Le regañó juguetonamente-
-si claro “mi idea”. Le reprochó la otra sagaz.
-yo te dije: Emma no deberíamos comprarla. Y tú terca que sí, que a mí que me importaba, que la querías, que iba a ser tuya, que te harías responsable… -seguía Ina tonteando mientras la otra solo reía de sus ocurrencias.
- ya, en serio Ina…, ¿qué va a pasar con Abby?, cuestionó una vez terminaron las risas.
-no lo sé, recapacitó pensativa - dudo mucho que doña marina se la quiera quedar, con eso de que se llevan mal…y en el orfanato pues no me dejan.
-bueno entonces solo quedo yo, ultimó la chica,-la esconderé. La ocultaré de por vida en mi cuarto; oh pobre Abby, se lamentó al instante.
-¿de verdad te quedarías con ella?, Sondeó la pelinegra poniendo cara de ilusión con ese peculiar brillo que se cruzaba en sus ojos en momentos así.
Emma le respondió con una resignada mirada de: -ya que puedo hacer, solo me queda responsabilizarme.
-Ahh pero eso sí, le tienes que dar de comer. Le afirmó Ina fingiendo toda la seriedad del caso y evitando reír ante la cara de indignación que puso la otra.
-Que pesada, que pesada que eres Ina. Le arbitró ligeramente irritada.
-solo me preocupo por el bienestar de mi mascota. Aseguró la otra haciéndose la sufrida.
-ya déjate de bobadas, además ni siquiera tenemos la certeza de que volverás a ese lugar.
-ya te dije que es lo más probable… ,empezó a argumentarle. –parece que no me has escuchado. Le reprochaba.
-si te he escuchado, es solo que últimamente te cargas un drama que no puedes con él. Le alegó sin consideración. –oh mira ya se hace tarde, observó la pelirroja mirando la hora en su celular con desanimo.- no es que quiera irme pero debería ir llamando a Roberto, creo que mi padre les ha recomendado vigilarme ya que últimamente todos los empleados de mi casa me miran raro… no te imaginas lo incomodo que es.
-¿te miran raro?, Recalcó Ina divertida.
-síí, bueno ellos siempre me han visto con lastima, pero esta vez es hay algo más que eso…,meditaba la chica.
-ay Emma, ahora ¿quién es la que monta el teatro?, yo creo son solo suposiciones tuyas. dijo Ina satisfecha de su conclusión. –¿has escuchado eso que dicen que el pecado acobarda?, Le preguntó risueña.
-¡Ina eso no viene al caso!, o bueeno tal vez si…,se resolvió después. Igual no importa, lo que sé es que no tengo que darles motivos para que me acusen con mi papá, creo que ya con el psicólogo es suficiente. Afirmó tomando su celular y empezando a digitar.
Llamó a su chofer y mientras él llegaba terminaron la comida y salieron a dar un pequeño paseo por la zona verde del centro comercial en donde procedieron a sentarse en el prado.
-se supone hoy tendría que haber ido con el sicólogo, le contó solo por hablar de algo.
Ina no supo que decir, sabía que lo correcto sería disculparse por acaparar su tiempo pero no lo iba a hacer simplemente por una razón: la gran probabilidad de que no la vería en mucho tiempo; así que de forma egoísta no quería que ella estuviese en ningún lugar más que a su lado. -no sabes cómo lamento que las cosas se hayan dado así. Habló al fin.
-¿así como?, le preguntó la pelirroja sentada a su lado tomándole la mano.
-así, hemos perdido el tiempo…con peleas, celos… ,le argumentaba con decepción.
-bueno no sé tú, pero yo a pesar de todo la he pasado bien, le aseguró Emma, y ni ella podía creer su absurda afirmación, en el momento su celular sonó anunciándole que su auto la esperaba.
-además deja de hablar así como si no nos fuéramos a ver nunca más. Siguió Emma intentando ignorar el mensaje de texto.
-hay que ser realistas. Le contestó la otra firmemente.
-lo único que sé es que mañana después de la escuela iré a tu casa a ver a Abby y espero encontrarte allí.
-¿y si no estoy?, Le aseveró la pelinegra.
-te esperaré. Resolvió la otra campante.
-¿Y si nunca llego?. Volvió a decir.
-Pues te busco. Remedió de nuevo.
-no puedes ir al orfanato.-no a visitarme, le aclaró. –necesitarías el...
-¿quién dice que no?, Le objetó altiva haciendo un gesto con sus dedos en señal de dinero dejándola sin argumentos valederos.-bueno Mi ángel entonces nos vemos mañana. Le dijo optimista y con agilidad se puso como de rodillas en frente de donde la otra estaba sentada, rápidamente miró a un costado y luego al otro, Ina no entendió ni por qué lo había hecho si de todos modos la beso sin darles mucha importancia a las personas que permanecían y pasaban por el lugar.
Un beso lleno de ternura, afecto y simpatía que la conforto como nunca pudo imaginar, había estado deseándolo desde que habían llegado pero sus últimas esperanzas habían huido minutos atrás y era tan encantador que la pelirroja las reavivara con tan fascinantes mimos.
-Ahora si me voy, le advirtió una vez finalizó el beso mientras se ponía de pie.
-no espera. Le rogó Ina sujetándola de la mano trayéndola de vuelta a ella,- uno más, pidió osada.
- que sea un motivo más para que quieras verme mañana, se mofó la otra en un susurro liberando con delicadeza su mano de el dominio de la pelinegra y lanzándole un silencioso beso que quedó en el aire se marchó.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario