Play

Studio Group - Show Me Love .mp3
Found at bee mp3 search engine

37.DRAMÁTICO JOVEN

DRAMÁTICO JOVEN

 

-¿es un Porsche?, Indagó Emma más para sí misma.

-¡yo que sé!, contestó Ina desconcertada,- pero si quieres voy, le pregunto y así te saco de la duda…, se ofreció con ironía.

– pues ya que estas afuera deberías. Le sugirió la otra agraviada.

-ah okey, tu no más dime, le respondió la pelinegra haciendo el amague de irse con dirección al auto.

Justo en ese instante la puerta del deportivo se abrió dándole paso a un alto y acuerpado joven, de rostro sereno aunque llevaba lentes oscuros que le ocultaban parte de este. Camisa blanca y un pantalón caqui que contrastaba con sus zapatos cafés.

-No es posible; dijo Emma como abriendo aún más los ojos.

-¿Qué?, Le preguntó Ina extrañada. Todas las miradas se posaban en el muchacho que había salido del pomposo auto, el chico inadvertido de ser el causante de tanta atención sacó su móvil y empezó a telefonear, al parecer había venido a recoger a alguien.

Emma empezó a recorrer el enmallado dirigiéndose a la salida abriéndose camino entre la multitud de estorbosos estudiantes. Una vez fuera alcanzó al joven y los dos se quedaron mirando de frente a escasos metros, el muchacho cancelando su llamada se quitó las gafas para apreciar mejor a la pelirroja.

-¿Fernando?, preguntó ella extrañada y fascinada a la vez.

-¡hermanita!, Alcanzó a decir antes de estrecharla en un fuerte abrazo.

-¿Cómo es que estas aquí?, Seguía Emma desconcertada. –…¡¿y no me avisas?!, Le reprochó fingiendo ofensa.

-lo he intentado pero nunca estas conectada, ¡te he dejado miles de mails!, te llamo y no me contestas…, le enlistaba él,- ¿acaso no sabes que el celular se debe mantener prendido?, Se burló. Emma sacó su móvil para asegurarse de que el chico no estuviese mintiendo y en efecto su celular estaba sin batería quien sabe desde cuando…

-¿y a la casa?, ¿Por qué no llamaste allá?, Le recriminó de nuevo.

-No, estás loca, si tus “amados padres” se enteraban de que venía corría el riesgo de que me cancelaran la tarjeta, no lo podía permitir, decía con descaro fingiendo estar afrentado. –además hace años que no gasto un peso de ellos, ¿no crees que ya era hora?, Le cuestionó divertido. –¿y que tal? ¿Te gusta mi nuevo auto?¿Lindo verdad?, Decía sin dejarla hablar.- ven vamos a dar un paseo, la invitó regresando al vehículo.

Unos metros más allá Ina observaba la escena, era evidente que ese era el hermano de la muchacha, aunque las pocas veces que lo había imaginado no se aproximaban para nada a la realidad, empezando por que el joven no era pelirrojo como su hermana y en cambio su cabello era castaño oscuro.

-espera, dijo la pelirroja y dirigiéndose a Ina la llamó.

-mira Fernando, ella es Ina, la presentó cuando la chica acudió y tomándola de las muñecas casi la arrastró para que se acercara más.

La chica lo saludó tímidamente y él un poco más efusivo casi la abraza.

-Rosie y yo íbamos a dar una vuelta por ahí, ¿quieres venir?, pasó a invitarla con amabilidad.

-¿Rosie?, Advirtió Ina confundida mirando a Emma en busca de respuesta.

El chico rio radiante.- sí, Rosie e confirmó.-por Rosita Fresita, le contó mientras tomaba a Emma por las mejillas en un acto de malas costumbres heredadas de su madre. –dime: ¿a caso no se te parece?, Le cuestionó en divertido tono.

-¡Fernando!, ¡Ya te dije que no me digas así!, Lo regañó ella avergonzada mientras que Ina reía timoratamente de las ocurrencias de chico.

-como digas “Rosie”, se le burló de nuevo esta vez complacido de divertir a Ina.

-sigues siendo el mismo tonto de siempre. Le impugnó agriadamente.

-y tú: mi hermanita preciosa. La aduló calmado su creciente irritación.

–bueno, ¿Qué les parece si vamos a comer algo?, propuso emocionado. –es que ya está haciendo como hambre…, se quejó tacándose el abdomen.

-no, yo tengo que ir con el psicólogo, recordó la pelirroja acerbamente.

-ah okey, entonces vamos ella y yo, le dijo conduciendo a Ina dentro del auto.

-¡¿Ina?!, Le reclamó a la pelinegra en busca de apoyo.

La chica confundida aclaró sus prioridades. – ¿por qué no vamos y la acompañamos?, Le sugirió al muchacho que ya estaba abriendo la puerta del deportivo.

El fingió quedarse pensativo. –¿y allá hay de comer?, Preguntó tontamente con cara de ilusión.

-seguro y encontramos algo, le certificó Ina convencida y a la vez divertida de las actitudes del muchacho.

-entonces así sí. Aceptó con sonrisa de oreja a oreja y les abrió la puerta galantemente.

-y díganme, ¿les gusta mi auto? ¿Qué les parece?, si lo sé, lo sé es divino, se divertía respondiendo él mismo a sus cuestiones….Se fue hablando todo el camino de sus “aventuras” en Europa, ellas lo escucharon atentas sin perderle pista a las historias y anécdotas de la interesante vida que llevaba.

***

A la salida de la cita empezó a buscarlos por los alrededores del lugar y para su acierto los encontró en la cafetería comiendo a diestra y siniestra todo tipo de frituras, bebidas gaseosas y quien sabe cuanta cosa más ya se habían comido.

-¿ya tan rápido saliste?, Se asombró Fernando hablando con la boca llena.

-fue una eterna hora para mi, observó Emma enojada de la relatividad.

-bueno está bien, te comprendemos, mintió el chico. -… y bien, ¿a donde iremos ahora, Les preguntó poniéndose de pie como si estuviese listo para correr una maratón.

-¿no estás cansado del viaje?, Le cuestionó ella asombrada de la energía que irradiaba.

-bueno algo..., pero no me importa, negaba como un desquiciado.- ¡quiero celebrar mi regreso!, dramatizó donairosamente. –¡así que vamos a celebrar!, las instigó activado representando bailar.

-Fernando, lo siento pero yo no estoy en condiciones de celebrar, pues papá me tiene bajo su sombra y la verdad no quiero darle motivos para que me castigue o algo así.

-Emma ¡que aburrida!, Le reclamó decepcionado.- está bien tu no vayas, iremos tu amiga y yo. ¿No es cierto?, Invitó a Ina convencido en resultar apoyado por esta.

-emm… No, lo siento yo tampoco puedo ir…, se justificó la pelinegra.

-¡Ay tú no!, se lamentó decepcionado- pensé que eras diferente, ahora entiendo porque eres amiga de ella, le reprochó acusatorio señalando a la pelirroja y haciendo pucheros.

Las dos chicas solo reían de los pueriles reclamos del joven.

-ya Fernando, compórtate y llévanos a casa, Ina tiene que alimentar a Abby. Le contó en tono recriminatorio.

-oh, es cierto, recordó Ina con sentido de culpabilidad.

- ya ves, así que deja el drama y vámonos. Lo advirtió con autoridad.

-está bien, dijo bajando la cabeza como niño regañado, -pero de todos modos iré a celebrar, expuso recuperando brillo en los ojos.- solo, pero iré…, dramatizó volviéndose lúgubre de nuevo.

-sí, deberías gozar mientras que Papá no se da cuenta que has vuelto. Le insinuó recordando lo que había expresado su padre el día que la comparó con su hermano. –no sé pero presiento que no le hará mucha gracia tu nueva adquisición automotriz…

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario